César Valdez recibe premio Lanzador del Año en baloncesto dominicano

Santo Domingo. Y apellido.

El diestro veterano de los Tigres del Licey, que se clasificó para la semifinal en el último partido, clasificó seis entradas de carrera, concedió dos bases por bolas y sacó cinco baterías para batir, no solo al principal rival de su equipo en la liga dominicana, sino a un rival tan grande como Maya también.

A pesar de su récord (3-4), Maya fue el lanzador más consistente y dominante después de Valdez en el torneo. Cuba ha cubierto cinco o más entradas en nueve de sus 10 titulares esta temporada, excepto este viernes, donde solo pudo cubrir cuatro episodios y anotar tres carreras, elevando su efectividad a 2.06.

Con su actuación del viernes, Valdez mejoró su marca a 5-1 en ocho apariciones, bajó su porcentaje de carreras limpias permitidas a 1.58 y con sus cinco strikes out llegó a 46 en la temporada, resultando en la triple corona de la cancha en el campeonato de tu país.

Valdez fue el cuarto lanzador en ganar la triple corona de lanzadores, liderando la liga en victorias, efectividad y strikes en la historia del béisbol dominicano junto a Diomedes ‘Guayabin’ Olivo (1951), Pete Burnside (1956) y James Rodney Richard (1974-75).

El veterano derecho fue sinónimo de dominio en esta etapa de la campaña, acumulando un total de 45.2 entradas (tercero en la liga), promediando más de un strike por episodio trabajado, y permitió solo ocho ritos. correr limpio y apenas en casa.

Su control de la zona de strike fue uno de los puntos fuertes del stack, que depende más de su posición y control sobre sus tiros que de su velocidad. En la carretera, Valdez caminó solo seis bases por bolas, con un promedio de 7.6 por cada movimiento.

El trabajo de César fue excelente, permitiendo tres carreras bien merecidas en solo una de sus ocho apariciones, en siete ocasiones anotó dos patas o menos y perdió el plato en cuatro, sin protección cometiendo un error para hacerlo.

Pero al margen de las estadísticas, que muestran que siempre dio a su equipo para ganar el partido (Licey ganó seis de sus ocho titulares), es en las situaciones en las que tuvo que subir al montículo, como este viernes.

En el interior, aseguró el pase del equipo a la postemporada y obligó a su principal rival (las Águilas) a jugar una liga menor, en la que arriesgan la vida ante los Leones del Elegido.

Valdez fue también ese muro de contención, que los felinos siguieron poniendo detrás de rachas perdedoras, como sucedió el 8 de noviembre, cuando permaneció en el montículo vistiendo siete tripas de dos carreras y seis strike, para asegurar una victoria por 4-2 sobre los Gigantes del. Cibao, deteniendo así una serie de seis golpes seguidos.

Los dos casos anteriores son solo una muestra del valor de la actuación de Valdez de  «Glorioso», como comúnmente se conoce a los Tigres del Licey, y que refuerza su candidatura a la distinción que Lidom reconoce como el mejor lanzador de la temporada.

Habrá otros candidatos al galardón, que se han destacado en el torneo caribeño, como el propio Maya o el izquierdista de Eastern Stars, Andy Otero, pero ninguno de ellos ha alcanzado el nivel de dominio y acierto que ha logrado Valdez y suma una apuesta segura por él para el premio Lanzador del Año.

Leer mas de esta fuente...

Recomendado para ti

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.