El Papa ve la violencia contra las mujeres como un “problema casi satánico”

Ciudad del Vaticano.— El Papa Francisco considera la violencia como un “problema casi satánico” para las mujeres, también en sus propios hogares, como explicó este domingo en un programa de televisión en el que escuchó a víctimas de malos tratos.

«El número de mujeres que han sido agredidas y maltratadas en casa es muy alto, también por parte del marido, es un problema que me resulta casi satánico porque se trata de explotar la debilidad de quienes no pueden ayudarse a sí mismos. Solo se puede vencer, es una vergüenza ”, dijo.

El pontífice encontró en el Vaticano a una mujer golpeada que perdió su casa y su trabajo a causa de la pandemia, una indigente, una joven y una prisionera, en el programa “Francisco se encuentra con los últimos”, emitido esta noche en Canale 5 con Mediaset.

La primera, Giovanna, le contó al Papa su experiencia de dejar su casa con sus cuatro hijos por la violencia, y el Papa la consoló y negó cualquier forma de agresión.

«Ya es vergonzoso cuando un padre o una madre golpea a un hijo, yo siempre digo que no, porque es dignidad humana», dijo, para poner a esta mujer al lado con «dignidad» y «resistencia a las calamidades».

«Veo dignidad porque si no la tuvieras, no estarías aquí. Porque tienes la dignidad en tu rostro. Un rostro que sólo sufre el que hace su vida, su vida y la vida de sus hijos. Estás en camino … todavía estás de pie ”, la animó.

Francisco también tuvo palabras para María, una mujer sin hogar que vive en la calle desde hace años y ahora vive en el Palacio Migliori, una recepción cerca de la Plaza de San Pedro en el Vaticano y que quiere abrir el pontífice ella misma.

A su juicio, “el golpe más duro de la sociedad es ignorar el problema de los demás, la indiferencia”, dijo al escuchar su testimonio.

«Estamos entrando en una cultura de la indiferencia donde intentamos deshacernos de los problemas, el hambre, el dolor, la falta de trabajo … y con esta pandemia los problemas han aumentado», dijo.

Porque la crisis ha creado lo que él llamó “crueldad sobre crueldad”, que se aplica a los usureros más afectados por la pandemia: los pobres y los necesitados caen en manos del usurero. Y lo pierden todo, porque no perdonan ”, dijo. .

También conoció el caso de Pierdonato, un hombre que había sido condenado a cadena perpetua y llevaba veinticinco años de prisión, tiempo durante el cual, con estudio y reflexión, afirmó haber comprendido sus errores.

El pontífice argumentó con el propósito de redimir y revender los sistemas penitenciarios: “Por eso la Iglesia se opone a la pena de muerte”, argumentó.

Por eso, aclaró, «una prisión no funciona sin ventana, es un muro, sino una ventana exterior, lo que nos hace pensar ‘yo sé que me enteraré’. La prisión debe tener ventanas. ”

Leer mas de esta fuente...

Recomendado para ti

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.