ANÁLISIS: La campaña de regreso a lo básico de Inglaterra, ‘erizada, optimista y con mensaje’, genera dividendos en Brisbane


Ver. Todo lo que se necesita es un cambio de Primer Ministro y de repente todo parece coloration de rosa.

Las murallas de Suncorp están asaltadas (bueno, al menos durante la primera media hora), los camisas blancas corren con fuerza como se supone que deben hacer los jugadores ingleses, Owen Farrell balancea su bota y da en el blanco y, maravilla de las maravillas, no hay last. colapso del cuarto.

A este ritmo, la disaster del costo de vida en el Reino Unido terminará al last del fin de semana e Inglaterra concluirá la serie en Sydney el próximo sábado. Bueno, podemos engañarnos a nosotros mismos. Inglaterra tiene la oportunidad, por supuesto, de una mejora deportiva.

Ahora tienen algo de impulso mientras que los Wallabies están bien y realmente golpeados, perjudicados una vez más por lesiones prematuras. Lamentablemente, la economía del Reino Unido no se arreglará fácilmente.

La verdad de estos asuntos es que habrá muchos giros y vueltas antes de que se resuelvan todo tipo de problemas, tanto en el deporte como en la política. La impresionante exhibición de regreso a lo básico de Inglaterra en el período inicial hizo que te preguntaras quiénes eran en realidad estos muchachos de blanco, un atuendo marcadamente diferente al grupo que enrolló la bandera blanca en Perth, erizado, optimista y en el mensaje.

No lanzaron un puñetazo hace siete días. Aquí tenían a Australia contra las cuerdas a pesar de que, quizás de manera preocupante, no pudieron asestar los golpes de gracia. Australia se recuperó e incluso tuvo un resoplido a mitad de la segunda mitad solo para buscar el intento de gloria en lugar de tomar los puntos que se ofrecían. Llamadas clave, pequeños márgenes y todo eso.

Esta victoria, por significativa que sea tanto a corto como a largo plazo, no significa que Inglaterra vuelva ahora como serios contendientes por los honores de la Copa del Mundo dentro de 15 meses.

Todavía son un trabajo de reparación en movimiento más que un artículo terminado. Es posible que Eddie Jones haya dicho ridículamente que el resultado no period lo más importante, ya que esto period esencialmente «una práctica» para los eventos en Francia el próximo año, pero lo period. Si Inglaterra se hubiera tambaleado de nuevo y hubiera dejado que el juego se les escapara en la segunda mitad después de lograr una merecida ventaja de 19-0, las ramificaciones habrían sido enormes.

En el fondo, Jones lo sabía. También es lo suficientemente inteligente como para saber que no importa cuán desafiante sea como actor frente a las cámaras de televisión y los cuadernos de periódicos, todo gruñido bobalicón y humillación fulminante, la presión habría aumentado. Esta victoria le da un respiro al equipo, Jones también.

La Copa del Mundo se cuidará sola cuando finalmente llegue. No importa la tontería de poner a prueba a algunos jóvenes talentos como el medio scrum, Jack van Poortvliet, que hizo un debut exitoso, o el campesino Henry Arundell, esta actuación se trata mucho más de volver a encender el fuego bajo gente como los hermanos Vunipola. Billy y Mako, de mejorar aún más la asociación de Owen Farrell y Marcus Smith, que fue mucho más efectiva y productiva, y de recordarle a toda la manada de Inglaterra que se supone que son unos estúpidos aguafiestas que sofocan la vida de la oposición a través de un juego eficiente. -pieza, aliado a un fiel pateador.

Como gritaron burlonamente las vallas publicitarias australianas en 2003 con imágenes de un Martin Johnson con cejas de escarabajo y un metronómico Jonny Wilkinson, ‘¿Eso es todo lo que tienes? ‘

Bueno, er, sí, ¿y ninguno de estos equipos apreciaría tal dominio delantero en este momento? En cambio, mejoraron ya que Inglaterra estaba al frente, aún no hay una consistencia adecuada en su producción.

El scrum aún no es tan estable como idealmente querría ser y, aunque Ellis Genge marcó la pauta durante toda la noche cuando superó a Michael Hooper en el primer minuto, no hubo la misma seguridad en el apretado. El maul inglés, sin embargo, estará repitiendo en sus cabezas una jugada agitada de 45 metros campo abajo alrededor de la marca de la hora que tuvo a los Wallabies peleando.

Las lesiones obstaculizaron a ambos equipos y, si bien Inglaterra tiene más recursos que Australia, extrañará a Maro Itoje, quien, según Jones, se perdería el partido decisivo.

Itoje se había mostrado bien, concentrándose en el trabajo que tenía entre manos en lugar de recurrir a sus travesuras chillonas infantiles en el patio de recreo. Es el regreso a la forma de su compañero de equipo de Saracens, Billy Vunipola, lo que es un buen augurio para Inglaterra.

Billy boy había estado estancado durante 12 a 18 meses, una sombra de su antiguo yo atlético o más bien una versión engordada de su antiguo yo atlético. Al igual que su membership, que fue relegado por transgresiones al tope salarial, Vunipola cumplió su condena y regresó con energías y reenfocado. Su presencia es una gran ventaja para Inglaterra.

Billy Vunipola de Inglaterra corre el balón. (Foto de Chris Hyde/Getty Photos)

Farrell también pareció aceptar mucho más el nuevo orden de las cosas, lo que le permitió a Marcus Smith tomar más riendas como el creador de juego principal y asentarse en su papel como un centro inside genuino, aunque siempre alerta a las posibilidades, como lo demostró con un bien ejecutado, perceptivo pase de patada a Jack Nowell que casi trae dividendos en la segunda mitad.

En adelante a Sydney con Inglaterra en mucho mejor estado que cuando llegaron a la costa este. Así como fue un error endulzar la magnitud de la derrota contra 14 hombres el fin de semana pasado, también es correcto saludar lo que es un hito notable: infligir una derrota a los Wallabies en Suncorp por primera vez en seis años.

Inglaterra tiene mucho camino por recorrer antes de que puedan afirmar que han doblado la esquina. Pero, después de un año calendario de baches y desniveles, el camino por delante de repente parece menos complicado de transitar.