Argumentos de pendiente resbaladiza: Conclusión


[For the last month, I’ve been serializing my 2003 Harvard Law Review article, The Mechanisms of the Slippery Slope, and I’m finishing it up this week.]

Sandra Starr, vicepresidenta de la Comisión Regional de Salud de Princeton…, dijo que no existe una «pendiente resbaladiza» hacia una prohibición whole de fumar en lugares públicos. «La principal preocupación de la comisión», dijo, «es el acceso de los menores a las máquinas».

—New York Occasions, sept. 5, 1993, § 1, en 52.

El mes pasado, la Comisión Regional de Salud de Princeton dio un paso audaz para proteger a sus ciudadanos al promulgar la prohibición de fumar en todos los lugares públicos de alojamiento, incluidos restaurantes y tabernas… Al hacerlo, Princeton ha allanado el camino para que otros municipios instituyan prohibiciones similares…

—The Report (Condado de Bergen), 12 de julio de 2000, en L7.

[* * *]

Permítanme volver a la pregunta con la que comenzó este artículo: ¿Cuándo debe oponerse a una decisión? LAque no le importa mucho por su cuenta, debido a la preocupación de que más tarde podría llevar a otros a promulgar otra decisión Ba lo que te opones enérgicamente?

Una posible respuesta es «nunca». Debes concentrarte, diría el argumento, en una decisión a la vez. Si te gusta en sus propios términos, vota por él; si no lo hace, opóngase; pero no te preocupes por la pendiente resbaladiza. Y en la aproximación estándar de primer orden del comportamiento humano, donde las personas están perfectamente informadas, tienen opiniones firmes y bien desarrolladas y tienen preferencias de un solo pico, las pendientes resbaladizas son ciertamente poco probables. La gente resolve si prefiere 0, LAo By las preferencias de la mayoría se convierten en ley sin mucho riesgo de que una decisión de algún modo desencadene otra.

Del mismo modo, en un mundo así, la ley no tiene un efecto expresivo sobre las actitudes de las personas, las decisiones de las personas son independientes del contexto, nadie es ignorante, racionalmente o no, y las personas toman decisiones basadas en un análisis exhaustivo en lugar de heurísticas. Las decisiones políticas en ese mundo terminan siendo más fáciles de tomar y analizar.

Pero como han señalado los economistas del comportamiento, los teóricos de las normas y otros, ese no es el mundo en el que vivimos, incluso si a veces es una aproximación útil de primer orden. El mundo actual es más complejo, y esta complejidad hace posible las pendientes resbaladizas y su pariente cercano, la dependencia del camino. No podemos simplemente descartar los argumentos de pendiente resbaladiza como ilógicos o paranoicos, aunque tampoco podemos aceptarlos acríticamente.

La pendiente resbaladiza es, en cierto modo, una metáfora útil, pero como sucede con muchas metáforas, comienza enriqueciendo nuestra visión y termina nublándola. Necesitamos ir más allá de la metáfora y examinar los mecanismos específicos que causan el fenómeno que describe la metáfora, mecanismos que se conectan con la naturaleza de nuestras instituciones políticas, nuestro proceso judicial y posiblemente incluso el razonamiento humano.

Estos mecanismos y sus efectos merecen más estudio, incluso si prestarles atención hará que el análisis de políticas sea más complejo. Siempre que nuestro apoyo a una decisión política o authorized hoy pueda conducir a otros resultados mañana, los jueces sabios, los legisladores, los líderes de opinión, los organizadores de grupos de interés y los ciudadanos deben tener en cuenta estos mecanismos.