Daly Cherry-Evans finalmente obtiene su historia de redención



Cuando Cooper Cronk se rompió el brazo durante el primer juego de la serie State of Origin de 2014, el entrenador de Queensland, Mal Meninga, llamó a Daly Cherry-Evans para que hiciera el trabajo por el resto del concurso.

Los Maroons perdieron 12-8 en casa y tendrían que ganar en el ANZ Stadium en el Juego II sin Cronk. El propio Cherry-Evans se perdería el partido por lesión, pero se recuperó a tiempo. Sin embargo, los Blues y su capacidad para contener a los Maroons los vieron ganar 6-4 y lograr su primera victoria en la serie Origin en nueve años.

Con la dinastía Maroons sin llegar a las 10 posibles victorias consecutivas de la serie, Cherry-Evans recibió muchas críticas por la pérdida de la serie; y el ruido se hizo más fuerte cuando Cronk se recuperó milagrosamente a tiempo para el Juego III cuando Queensland ganó 32-8 en la recta closing.

Sin embargo, la historia de Cherry-Evans y la relación fracturada con su estado natal no terminaría ahí.

A principios de 2015, Cherry-Evans había sido anunciado como jugador de Gold Coast a partir de 2016 con un contrato de cuatro años. Estaba destinado a ser un golpe masivo por parte de los Titanes. Un junior de Mackay que había ganado un cargo de primer ministro en Manly estaba dispuesto a dejar Northern Seashores para regresar a su estado natal y ayudar a reconstruir un membership en apuros.

O eso creíamos todos.

Tres meses después de que Cherry-Evans aceptara unirse a los Titans, dio marcha atrás en el trato y, según los informes, firmó un contrato de ocho años por valor de $ 10 millones para permanecer en Manly. Decir que esto molestó mucho a los fieles de los Titanes es quedarse corto.

Mientras los fanáticos de Queensland se enfurecían con el corredor de Manly por no cumplir con su contrato, se verían obligados a animarlo ya que Cronk fue descartado de Origin II en la serie 2015 por una lesión en la rodilla. Los Maroons perdieron 26-18 en una emocionante competencia frente a 90,000 fanáticos en el MCG cuando los Blues se vieron obligados a decidir en el Suncorp Stadium para la serie.

Una vez más, Cherry-Evans se llevó la peor parte de las críticas por la pérdida de los medios de comunicación y expertos en todo el mundo de la liga de rugby. Cronk regresó para el decisivo y ayudó a los Maroons a derrotar a los Blues 52-6.

Para cuando llegó 2016, Cherry-Evans period despreciado en todo Queensland: lo abucheaban durante los juegos de la NRL que Manly jugaba en el estado del sol.

Una combinación de mala forma y Michael Morgan jugando un papel clave en la campaña ganadora del primer ministro de los Cowboys en 2015 haría que DCE perdiera su lugar de intercambio en el lado de los Maroons. Incluso cuando Johnathan Thurston se perdió los juegos I y III durante la serie Origin de 2017, no se consideró que Cherry-Evans se asociara con Cooper Cronk en las mitades, ya que Anthony Milford y Cameron Munster habían avanzado en el orden jerárquico.

Al comienzo de la serie Origin 2018, Queensland tuvo una limpieza masiva con activistas experimentados en Thurston, Cronk y el capitán Cameron Smith que se retiró de sus deberes representativos en la liga de rugby.

(Foto de Mark Kolbe/Getty Pictures)

A pesar de esto, Kevin Walters optaría por que Ben Hunt jugara como corredor ya que Cherry-Evans ni siquiera fue elegido para salir de la banca. Sin embargo, como el closing del Juego II cuando los Blues concluyeron la serie, finalmente se enviaría un SOS.

Sería nombrado corredor para el Juego III, mientras que Hunt fue degradado a la banca. En un juego reñido, los Maroons se recuperaron de 8-12 en el medio tiempo para ganar 18-12, mientras DCE sellaba el juego con el intento de la victoria.

Cuando Billy Slater se retiró en 2018, Walters tomaría una decisión que polarizaría a los fieles de los Maroons: nombró a Cherry-Evans como capitana de la serie de 2019. Un paria solo cuatro años antes, ahora estaba al mando.

A pesar de que los Maroons ganaron un partido reñido en el Juego I, los Blues derrotarían a los Maroons en el Juego II antes de ganar en el último minuto del decisivo para sellar la serie. Una vez más, Cherry-Evans estuvo al frente de las críticas.

En la serie Origin 2020 retrasada, retrasada debido a COVID-19 hasta después de la temporada de NRL, el gusano comenzó a girar. Cherry-Evans se destacó desde el frente con una actuación de hombre del partido para asegurar que los Maroons tomaran el primer partido de la serie.

Aunque los Blues respondieron en el Juego II, los Maroons superarían el burlón título de ser el peor equipo de Maroons de todos los tiempos para ganar el partido decisivo de la serie 2020 en el Suncorp Stadium.

Pero mientras que DCE se convirtió en el primer capitán de los Maroons en levantar el Escudo Origin desde Smith, fue el entrenamiento de Wayne Bennett y los momentos de brillantez particular person de Munster los que obtuvieron la mayoría de los aplausos de fanáticos y expertos. Sin embargo, aquellos que aplaudieron los esfuerzos de Bennett y Munster en 2020 serían los primeros en señalar con el dedo a Cherry-Evans cuando los Blues ganaron 76-6 en dos juegos para recuperar el escudo en 2021.

El ascenso de Tom Dearden en 2022 mantuvo a Cherry-Evans alerta, ya que el joven se agregó al equipo de Maroons a lo largo de la serie como tapadera.

Con la serie empatada 1-1 que condujo al decisivo en el Suncorp Stadium, los fanáticos de los Maroons seguramente esperaban lo peor cuando Munster y Murray Taulagi fueron descartados debido a las pruebas positivas de COVID-19.

Cameron Munster para Queensland es lo que Shakib Al Hasan ha sido para el cricket de Bangladesh; sin él, los cimarrones seguramente se derrumbarían. Si bien Queensland rara vez fue favorito después de 2017, la capacidad de Munster para abrir juegos siempre fue el mayor temor en el campo de los Blues.

Como patrón, Cherry-Evans se enfrentaría a su prueba más dura con un maillot de Queensland. Una camiseta en la que ha recibido más críticas que la mayoría por vestir el granate.

Sin Munster y Taulagi, DCE tendría que reunir a sus tropas y liderar desde el frente para asegurarse de que la multitud de Suncorp no sea silenciada por James Tedesco y su Blues.

En lugar de convertirse en un medio que corre la pelota y abre los juegos con momentos de pura brillantez particular person, DCE se mantuvo firme en sus puntos fuertes: su juego de patadas. Y uno fenomenal es en eso.

Él pateó. Y pateado. Y pateado. Hasta que sus patadas forzaron un error del extremo del Blues Daniel Tupou.

Con los Maroons perdiendo por seis puntos, el juego de patadas de Cherry-Evans forzó un cambio de impulso en las sombras del medio tiempo. Estaba listo para anotar dentro de los 65 segundos de la segunda mitad si Dane Gagai no hubiera tenido un desvanecimiento cerebral y hubiera iniciado ese cuerpo a cuerpo todopoderoso.

Sin embargo, Cherry-Evans volvió a reunir a sus tropas y pateó su camino (a veces tan pronto como en la segunda entrada) para dar a los Maroons una gran posición de campo en la segunda mitad. Mientras tanto, su medio oponente, Nathan Cleary, luchó por tomar impulso.

Junto a Ben Hunt, DCE llevó a los Maroons a una victoria de 22-12, ganando el partido decisivo de la serie con dos de sus titulares lesionados por COVID y dos jugadores más lesionados por HIA fallidos en los primeros 10 minutos.

Queensland necesitaba que Cherry-Evans cumpliera sin su gol de la victoria, y el patrón lideró desde el frente, incluso si eso significaba que otros como Hunt y Kalyn Ponga fueron los más elogiados en el post-partido.

Nunca un jugador en la historia de Origin ha tenido una relación tan fracturada con su estado natal. El más cercano a eso puede ser Mitchell Pearce, quien también tuvo su día de redención en 2019.

El miércoles 12 de julio de 2022 fue la fecha en que los fanáticos de Queensland finalmente adoraron a Daly Cherry-Evans.

Tal vez ahora las malas actuaciones pasadas y la saga Gold Coast puedan descansar para siempre.