El Banco de Inglaterra insinúa que habrá mayores aumentos en las tasas de interés


Los prestatarios pueden enfrentar mayores aumentos de las tasas de interés en los próximos meses, ya que los funcionarios del Banco de Inglaterra se preparan para acelerar el endurecimiento monetario por temor a un estancamiento.

Huw Tablet, el economista jefe del banco central, dijo que estaba dispuesto a adoptar un «ritmo más rápido» de ajuste que el implementado por el banco en los últimos meses.

El Banco ha aumentado las tasas de interés en 0,25 puntos porcentuales, o 25 puntos básicos, en cada una de sus últimas cinco reuniones desde diciembre, cuando inició el proceso de endurecimiento monetario. Está previsto que publique una guía sobre cómo reducirá sus tenencias de activos el próximo mes, como parte de planes más amplios para retirar el estímulo y enfriar la economía y tratar de frenar la inflación galopante.

Los precios aumentaron un 9,1 por ciento en el año hasta mayo, y la inflación alcanzará un máximo de más del 11 por ciento en octubre, cuando aumenten las facturas de energía, según las previsiones del Banco.

El comité de política monetaria del Banco dijo en el acta de su reunión del mes pasado que estaba listo para actuar «enérgicamente» para hacer frente a la inflación si fuera necesario.

«La declaración refleja tanto mi voluntad de adoptar un ritmo de ajuste más rápido que el implementado hasta ahora en este ciclo de ajuste, al mismo tiempo que enfatiza la condicionalidad de cualquier cambio de este tipo», dijo Tablet en un discurso en una conferencia de banca central organizada por King’s Enterprise College en Londres hoy.

Un aumento de 0,5 puntos porcentuales no tendría precedentes en los 25 años de historia del comité. Michael Saunders, Catherine Mann y Jonathan Haskel votaron a favor de aumentar las tasas por ese margen en la última reunión, pero fueron derrotados por la mayoría, incluido Tablet, que optó por mantener un aumento menor. Tablet no ha votado por un aumento de 0,5 puntos en sus dos años en el comité.

Enterprise BriefingAnálisis en profundidad y comentarios sobre las últimas noticias financieras y económicas. Regístrese con un clic.
La Reserva Federal elevó las tasas por un margen de 0,75 puntos porcentuales el mes pasado por primera vez desde 1994, y el Banco Central Europeo indicó que estaría abierto a un aumento de 0,5 puntos porcentuales en septiembre.

Tablet, ex economista de Goldman Sachs, dijo que el Banco tenía que equilibrar el riesgo de una desaceleración económica a largo plazo con los peligros que surgen de una inflación «incómodamente alta», que podría incrustarse en las expectativas de los dueños de negocios y miembros del público.

“Los riesgos para las perspectivas económicas tienen dos caras”, dijo. “La restricción precise de los ingresos reales amenaza con crear riesgos de holgura y caídas para la inflación en el futuro”.

Tablet se hizo eco del sentimiento expresado por Jon Cunliffe, vicegobernador del Banco para la estabilidad financiera y miembro del comité, quien dijo más temprano ese día que el Banco haría «lo que sea necesario» para abordar la inflación.

Dijo a At this time on Radio 4 que el impacto que estaba experimentando la economía period «muy diferente» de la disaster financiera de 2007-08, que «fue seguida por una recesión muy profunda y muy larga». Esta vez, dijo, “lo que esperamos es que la reducción del costo de vida realmente afecte el gasto de las personas y eso comenzará a enfriar la economía, y podemos ver señales de que la economía ya se está desacelerando”.

Cunliffe votó a favor de un aumento de la tasa de 0,25 puntos el mes pasado y fue el único miembro del comité que votó a favor de mantener las tasas de interés en lugar de aumentarlas en el mes posterior a la invasión rusa de Ucrania que sacudió los mercados globales.

El Banco espera que el crecimiento económico sea plano durante el próximo año, dijo, y agregó: “Esa es una imagen muy diferente a la que vimos entre 2009 y 2011. Es una imagen de una economía lenta, donde la gente no puede gastar, recortan volver a gastar debido a la contracción del costo de vida”.