El principal problema de seguridad de las elecciones de mitad de período de EE. UU. de 2022: amenazas de muerte



En el período previo a las elecciones intermedias de 2018 en los Estados Unidos, los funcionarios policiales, de inteligencia y electorales fueron en alerta máxima por ataques digitales e influir en las operaciones después Rusia demostró la realidad de estas amenazas al apuntar a las elecciones presidenciales de 2016. Seis años después, la amenaza de piratería y la influencia extranjera maligna persisten, pero 2022 es un momento diferente y ha surgido un nuevo riesgo principal: amenazas a la seguridad física de los funcionarios electorales, sus familias y sus lugares de trabajo.

En julio de 2021, el Departamento de Justicia lanzado un grupo de trabajo para contrarrestar las amenazas contra los trabajadores electorales, y la Comisión de Asistencia Electoral de EE. UU. guía de seguridad para profesionales electorales. Pero en comentarios públicos esta semana, los legisladores, los principales funcionarios de seguridad nacional y los mismos administradores electorales expresaron su preocupación de que la información errónea sobre la seguridad y la validez de la votación en los EE.

“En Nuevo México, las conspiraciones sobre nuestros sistemas electorales y de votación se han apoderado de una cierta parte del electorado y han provocado que la gente actúe”, testificó la Secretaria de Estado y principal funcionaria electoral de Nuevo México, Maggie Toulouse Oliver, ante el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes. el dia de ayer. “Durante el ciclo electoral de 2020, estuve drogado y tuve que salir de mi casa durante semanas bajo la protección de la policía estatal. Desde 2020, mi oficina ciertamente ha visto un aumento en el troleo de las redes sociales, correos electrónicos agraviados y llamadas a nuestra oficina, y otras comunicaciones que repiten la desinformación que circula ampliamente en el discurso nacional. Pero más recientemente, especialmente desde nuestras elecciones primarias de junio de 2022, mi oficina ha experimentado amenazas lo suficientemente graves como para ser remitidas a las fuerzas del orden”.

En una discusión el martes sobre la seguridad de las elecciones intermedias en la Conferencia Internacional Fordham sobre Seguridad Cibernética en la ciudad de Nueva York, el director del FBI, Christopher Wray, y el director de la NSA, Paul Nakasone, enfatizaron que los adversarios extranjeros de inteligencia federal y fuerzas del orden que han estado activos durante las pasadas elecciones estadounidenses —incluidos Rusia, China e Irán— como amenazas potenciales de cara a las elecciones intermedias de 2022. Pero las amenazas contra los trabajadores electorales ahora aparecen en la parte superior de su lista.

“Nos estamos… posicionando para comprender mejor a nuestros adversarios, por lo que tenemos una serie de operaciones que estamos realizando ahora y en el futuro a medida que nos acercamos a la caída”, dijo Nakasone el martes. “Pero creo que la otra parte es que esto no es episódico, esto para nosotros es un compromiso persistente que tenemos a lo largo del tiempo, en términos de poder entender dónde están nuestros adversarios, qué están tratando de hacer. donde necesitamos impactarlos, entendiendo cómo están mejorando”.

Cuando se le preguntó cómo maneja el FBI la información errónea que se deriva de las operaciones de influencia extranjera, pero que en última instancia se incrusta en la psique nacional, Wray dijo que la Oficina simplemente tiene un conjunto de mandatos de cumplimiento en torno a las elecciones que se enfoca en llevar a cabo.

“No somos la policía de la verdad”, dijo en la conferencia. “No quiere decir que no haya un papel importante para denunciar la falsedad frente a la verdad, es solo que nuestras contribuciones son bastante específicas. Estamos apuntando a la influencia maligna extranjera. Estamos investigando actores cibernéticos maliciosos, ya sean extranjeros o no, que tienen como objetivo la infraestructura electoral, es decir, la actividad cibernética. Estamos investigando delitos electorales federales, y eso cubre todo, desde violaciones de financiamiento de campañas, fraude electoral y supresión de votantes, hasta algo que hemos visto en una cantidad alarmante en los últimos tiempos: amenazas de violencia contra los trabajadores electorales, que no voy a tolerar.