Manifestantes en Sri Lanka marcan la toma de posesión de la residencia del presidente


Hicieron volteretas en la piscina. Descansaban en camas con dosel. Y en televisores de pantalla ancha, vieron imágenes de cricket y noticias de sus compañeros manifestantes, que se habían concentrado en la capital de Sri Lanka y se unieron a ellos para tomar por asalto la residencia presidencial y la secretaría.

Después de meses de creciente privación económica, escasez de flamable y alimentos y protestas cada vez más desesperadas, las imágenes en vivo de Colombo mostraron un raro momento de frivolidad, los manifestantes que literalmente ocupaban las sedes del poder ejecutivo se tomaron un momento para apreciar los lujos.

A diferencia de la caída de Kabul el año pasado, cuando los combatientes talibanes posaron rígidos con rifles de asalto en el palacio presidencial de Afganistán, la toma del poder en Colombo el sábado fue festiva.

En la residencia oficial del presidente Gotabaya Rajapaksa, que había huido a un lugar desconocido el día anterior, los manifestantes nadaban en el agua azul clara de una piscina al aire libre, mientras otros se apiñaban en los bordes. Algunos encontraron un gimnasio, donde vieron a un hombre hacer curls en un banco. Otros descansaban sobre la hierba en jardines bien cuidados.

Los manifestantes se apiñaron en las escaleras y se tomaron fotos en los amplios vestíbulos de la residencia, que sirvió como hogar oficial de los gobernadores británicos durante la period colonial. Algunas personas cocinaron curry y bocadillos para los manifestantes, mientras que otras se ducharon en los baños o posaron para fotos en los escritorios.

Imágenes publicado por The Day by day Mirror, un medio de noticias de Sri Lankaparecía mostrar a los manifestantes explorando pasajes secretos para asegurar habitaciones debajo del edificio.

Portando banderas de Sri Lanka, cantando denuncias del Sr. Rajapaksa y su poderosa familia, se amontonaron en camas y sofás para celebrar la noticia de que se había pedido al presidente que dimitiera y para reflexionar sobre lo que podría suceder a continuación para su país.