Rusia amplía el uso de ‘centros de filtración’ para ucranianos, cube EE.UU.



Rusia está utilizando más de una docena de los llamados centros de filtración en el este de Ucrania y el oeste de Rusia para detener y deportar a far de ucranianos, según la evaluación de inteligencia estadounidense recientemente desclasificada.

Agregando a un creciente cuerpo de evidencia relacionada con los centros de filtración, que se establecieron para detener y evaluar provisionalmente a los ucranianos e identificar a cualquier persona percibida como una amenaza para los esfuerzos de ocupación de Rusia, el análisis realizado por el Consejo Nacional de Inteligencia, con fecha del 15 de junio, dijo que esos los esfuerzos se han intensificado a medida que crece la resistencia ucraniana en los territorios ocupados.

Identificó “18 ubicaciones posibles en el este de Ucrania y el oeste de Rusia”, y señaló que es possible que haya más que aún no se hayan identificado.

“El proceso de filtración incluye detención temporal, recopilación de datos, interrogatorios y, en algunos casos, abuso de detalles, y tiene lugar en una variedad de centros de procesamiento temporales, a menudo en paralelo con el procesamiento de personas desplazadas internas y refugiados”, según la evaluación.

El análisis perfiló tres posibles destinos para quienes pasan por los centros.

“Aquellos que se consideren no amenazantes pueden recibir documentación y permitirles permanecer en las áreas ocupadas por los rusos de Ucrania o, en algunos casos, ser deportados a la fuerza a Rusia”, informó la agencia. “Otros considerados menos amenazantes, pero aún potencialmente resistentes a la ocupación rusa, se enfrentan a la deportación forzosa a Rusia y están sujetos a controles adicionales. Aquellos considerados más amenazantes durante el proceso de filtración, en specific cualquier persona afiliada a los servicios militares o de seguridad, probablemente sean detenidos en prisiones en el este de Ucrania y Rusia, aunque se sabe poco sobre su destino”.

The New York Occasions entrevistó a algunas de las personas que pasaron por los centros y lograron escapar a Estonia. ellos describieron el sentimiento de impotencia y desesperanza eso fue junto con ser forzados a abandonar sus hogares por la guerra y luego ser presionados para aceptar la ciudadanía rusa.

LA informe publicado a principios de este mes por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa advirtió sobre abusos en los centros de detención, incluidas ejecuciones.

El presidente Volodymyr Zelensky de Ucrania dijo este mes que «decenas de miles de personas» estaban detenidas en los centros. “Las mujeres jóvenes desaparecen allí”, dijo. «Creo que todos ustedes entienden lo que está pasando con ellos allí».

Antony J. Blinken, secretario de Estado de EE. UU., pidió a Rusia que cerrara los centros a principios de este mes y dijo que “el traslado y la deportación ilegales de personas protegidas es una violación grave del Cuarto Convenio de Ginebra sobre la protección de civiles yesun crimen de guerra.”

“Testigos presenciales y sobrevivientes de operaciones de ‘filtración’, detenciones y deportaciones forzadas denuncian frecuentes amenazas, hostigamiento e incidentes de tortura por parte de las fuerzas de seguridad rusas”, Señor. Blinken dijo en un comunicado.

El alcalde exiliado de la ciudad portuaria sureña de Mariupol, Vadym Boychenko, dijo la semana pasada que había al menos cuatro centros de filtración que albergaban a más de 2.000 habitantes locales.

Dijo que los testigos habían descrito condiciones sombrías y que “sin médicos allí para salvar vidas, muchos de nuestros residentes de Mariupol ya han muerto en esas prisiones”.

Un informe en el periódico estatal ruso Rossiyskaya Gazeta en marzo señaló la existencia de un centro en Bezimenne, un pueblo en el este de Ucrania, que dijo que estaba trabajando para evitar que “los nacionalistas ucranianos se infiltren en Rusia disfrazados de refugiados para evitar el castigo”.

El Ministerio de Defensa ruso ha enmarcado la deportación de millones de ucranianos como parte de un esfuerzo de ayuda humanitaria. De acuerdo a cifras publicadas esta semana Según el ministerio, 2.795.965 ucranianos han sido «evacuados» a Rusia, incluidos 444.018 niños.